Herramientas
Mapas
 
 
GUERRAS PLANARIAS

Orazor, Caudillo Supremo de las Legiones Infernales, permanecia en su trono meditabundo, perfilando lo que aquella revelación podia suponer para sus planes de la conquista del plano de Faerun. Con una larga y afilada uña iba trazando un surco en el apoyabrazos de su trono de hueso, mientras un sonido quejumbroso se extendía por toda la sala. Una sonrisa se perfiló en la comisura de sus labios, lo habia decidido, abriría aquel portal y penetraría con sus ejercitos en Faerun contaminando a todo aquel que se dejase corromper por la sed de las riquezas y el poder.
 
   
 
 
   
 

Rossiel, Custodio Supremo de las Tropas Celestiales, percivió el inminente peligro y como medida de precaución mandó a sus tropas a la superficie de Faerun a repeler a los Infernales. Orazor se vio obligado entonces a tomar posiciones en el submundo de Faerun, la infraoscuridad, donde habitaban los seras mas diabólicos y poderosos de todo Faerun. Drows, Duergars y bestias Grimorlock, no dudaron en unirse al nuevo poder llamado a conquistar todo Faerun.

FUNCIONAMIENTO DE LAS GUERRAS PLANARIAS

Cuando un personaje llega a nivel 40 puede elegir pertenecer a las Legiones Infernales o a las Tropas Celestiales, para ello solo ha de hablar con uno de los reclutadores situados en cada ciudad o en el acceso al mundo.


Al alistarte a uno de los bandos te transformas en un ser planario, creciendote unas alas celestiales o infernales dependiendo del bando elegido.

Al ser un ser planario la muerte no supone perdida de experiencia u oro, simplemente regresaras a tu plano de origen y podrás regresar a Faerun cuando lo desees.

En tu plano dispones de una tienda especial con gran variedad de equipo generado aleatoriamente cada 48 horas, por lo tanto la tienda va teniendo mas objetos conforme pasa el tiempo.

Los personajes del bando contrario se mostrarán hostiles y por tanto, es tu obligación el liquidarlos, cuantos mas liquides mas puntos de reputación tendrás y tendrás acceso a mejores tiendas en tu plano, encabezar el listado de los mejores combatientes y un rango.

Rangos de celestiales:


- Templario Celestial. (20 puntos de reputación).
- Arcangel Celestial. (35 puntos de reputación).
- Principado Celestial. (50 puntos de reputación).

Rangos de los infernales:

- Caballero Infernal. (20 puntos de reputación).
- Lord Infernal. (35 puntos de reputación).
- Caudillo Infernal. (50 puntos de reputación).

Si se desea se pueden cambiar de avatar en cada uno de los rangos que se adquieran.

Las ciudades de Faerun se podrán conquistar por cualquiera de los dos bandos, se tendrá que penetrar en la ciudad hasta su centro de mando y destruir un nodo de poder de control, despues de eso la guardia de la ciudad sera amigable con el bando conquistador y hostil con el otro bando, una vez uno de los bandos llegue a conquistar todo Faerun se reiniciara de nuevo todo el sistema.

Ciudades celestiales de inicio:

- Calimport.
- Puerta de Baldur.
- Suldanessellar.

Ciudades infernales de inicio:

- ?
- ?
- ?

 
   
Reclutador

 

 
   
Nodo de control de poder

 

 
   
Avatar de trasgo
NORMAS DE LAS GUERRAS PLANARIAS
- Las alas se han de mostrar en todo momento.

- Esta prohibido desconectarse durante un combate, ya sea PVP o en el ataque a una ciudad, si estas a punto de morir o para cambiar a otro personaje de ese bando, no se puede hacer. Los combates se han de desarrollar sin interrupciones y con las mismas condiciones.

- Las Guerras Planarias son exclusivas a aquellos níveles 40 que ya han escogido bando, neutrales no pueden participar, ni atacando ni resucitando.

- A un personaje del bando contrario no se le puede resucitar, a menos que quede claro que no sele va a atacar y que puede marcharse libremente.

- Durante un combate PVP solamente se puede dormir en el plano de cada bando, da igual si has matado o te matan.

- La conquista de una ciudad solamente será valida si se termina con la guardia de la ciudad que hay de camino al nodo, entrar en santuario mayor hasta el nodo no es legal, sino se respeta esta norma nos veremos obligados a modificar el santuario mayor.